Únete a nuestra comunidad de bon vivants castizos y recibirás mi guía para exprimir Madrid en 48 horas.

X

X

Escapadas desde Madrid: 48 horas en Burgos.

MADRID COOL BLOG escapada a burgos desde madrid vistas desde el castillo de burgos rosa de los vientos

MADRID COOL BLOG_BURGOS_MUSEO DE LA EVOLUCIÓN HUMANA

MADRID COOL BLOG_BURGOS_CALLE SAN LORENZO_

Hace algún tiempo os proponíamos Burgos como un destino perfecto para para pasar el fin desemana. A menos de 3 horas de Madrid, tranquilo y con mucho que ver, hoy os contamos cuáles son sus principales atractivos y lo que no te puedes perder si tienes un fin de semana (48 horas) para visitarlo.

DIA 1 (MAÑANA):
Para comenzar a emapaparse del Burgos histórico, nada como empezar el día con un paseo por el casco viejo de la ciudad. Podemos partir del Arco de Santa María (Plaza del Rey San Fernando, 1), donde a menudo hay exposiciones interesantes (el acceso es gratuito). A pocos metros está la Catedral de Santa María, de sobra conocida, que puede visitarse de 9:30 a 18:00 horas (de 10:00 a 18:00 en invierno). Además de entrar, es más que recomendable dar un paseo por sus alrededores para ver todas sus portadas y aprovechar la ocasión para entrar a la iglesia de San Nicolás poseedora de un magnífico retablo de piedra. Callejeando por las traseras de la Catedral, no nos será difícil dar con la calle que lleva al Castillo (c. del Pozo Seco), situado sobre una loma y desde el que pueden observarse las mejores vistas panorámicas de la ciudad con la Sierra de la Demanda como telón de fondo. Si al bajar tenemos tiempo, podemos entrar a curiosar en el CAB, el Centro de Arte Contemporáneo de Caja Burgos (c. Saldaña s/n). Aunque las exposiciones no siempre son espectaculares, el edificio de arquitectura moderna es muy interesante y tiene unas magníficas vistas de la ciudad desde la terraza. La entrada es gratuita.
A estas alturas, sin duda, el paseo nos habrá abierto el apetito. Si queremos un plan informal, podemos optar por alguno de los restaurantes de la calle de San Lorenzo, donde cada vez en más locales más podemos disfrutar de tapas bien preparadas y con una magnífica presentación. Nuestro favorito es La Comidilla de San Lorenzo (c. Arco del Pilar, 2) aunque no negamos el increíble atractivo de las “tapas de toda la vida” y los pinchos “cojonudos” del Mesón de Los Herreros (c. San Lorenzo, 20).
Si nos sentimos espléndidos y no queremos irnos de Burgos sin dar cuenta de una buena tajada de cordero lechal, Casa Ojeda (c. Vitoria, 5) es uno de los locales más reputados, aunque los burgaleses prefieren Asador Casa César (c. Mayor, 24. Quintanadueñas). La desventaja del segundo es que está en un pueblo situado cerca de la ciudad al que, si no tenemos coche, puede resultarnos un tanto difícil llegar. En cualquiera de los dos casos, conviene reservar. Podéis hacerlo aquí.

DÍA 1 (TARDE):
Después de una buena comida, podemos dirigirnos hacia la Plaza Mayor, restaurada (con cierta polémica) hace poco tiempo. En los arcos que la separan del Paseo del Espolón, pueden verse marcados sobre la piedra los niveles que ha alcanzado el río Arlanzón en sus crecidas más espectaculares. Este paseo, un clásico del asueto burgalés, está lleno de pequeños locales con encanto, donde podemos tomar un café antes de continuar con la visita a la ciudad. Al final del paseo está el Teatro Principal y la Estatua del Cid, uno de los emblemas de la ciudad burgalesa. Desde allí ya se da vista al Museo de la Evolución Humana (paseo de la Evolución Humana, s/n), nuestro próximo objetivo, un edificio recién construido que puede visitarse en horario ininterrumplido de 10:00 a 20:00 los fines de semana. Además de la visita, organizan excursiones al yacimiento en Ibeas de Juarros. A las 17:30 sale una directamente desde el MEH.
Después de visitar el museo y los yacimientos podemos irnos de picoteo por la calle de la Sombrerería y cenar de tapas. El Morito (c. de la Sombrerería, 27) es un mítico imprescindible, aunque sólo recomendable si llegamos pronto (en hora punta es imposible sentarse). Todas sus tapas tienen una presentación inmejorable, están buenísimas y los precios son súper económicos. La zapatilla de jamón es la estrella del local, aunque cualquiera de sus ensaladas o revueltos son espectaculares. Y la sopa de chocolate… hay que probarla.
Si después de un día tan intenso aún nos quedan fuerzas, podemos tomar una copa por el centro. Para ello la calle San Juan es una de nuestras favoritas. Los amantes de la cerveza no pueden dejar de acercarse a La Espiga (c. San Juan, 22), donde a buen seguro darán con su marca favorita, por extraña que ésta sea.

MADRID COOL BLOG_BURGOS_LAS HUELGAS

MADRID COOL BLOG_BURGOS_CARTUJA DE MIRAFLORES

MADRID COOL BLOG_BURGOS_PINCHO COJONUDO_

DÍA 2 (MAÑANA):
Para empezar el día, nada como un buen desayuno en Ibañez, la cafetería del Espolón que se ha puesto de moda tras aparecer en numerosas revistas de decoración e interiorismo. Aunque lleva abierta muchos años, ha sido su espectacular reforma la que la ha lanzado al estrellato definitivo. Aún así, para los burgaleses de pro, lo realmente atractivo sigue siendo su chocolote con churros.
Después de reponer fuerzas podemos acercarnos a La Mejillonera (c. de la Paloma, 33) y pedir un par de bocatas de calamares para llevar, alquilar una bici y pedalear por la margen derecha del río hasta la Cartuja de Miraflores (carretera de la Cartuja, km 3.5) donde están los sepulcros labrados de los padres y el hermano de Isabel La Católica, una auténtica maravilla escultórica. Para entrar basta con dar la voluntad, aunque seguramente, casi sin darte cuenta, te llevarás un folleto explicativo hecho por los monjes, a un 1€ la unidad. A la vuelta, podemos dar un paseo por Fuentes Blancas, un enorme parque donde los burgaleses aprovechan los días de sol para descansar, hacer deporte o preparar un picnic. Sólo hay que buscar un sitio soleado (en Burgos es siempre preferible perseguir el calorcito) para dar buena cuenta de los bocatas y echar una cabezadita.

DÍA 2 (TARDE):
Después de siestear un ratito, si aún nos quedan ganas de visitar monumentos, es más que recomendable dejar las bicis y acercarnos dando un paseo al Real Monasterio de las Huelgas (c. Compases de Huelgas, 8), fundado en el siglo XII. En este caso, es preferible dejarse llevar en una de sus visitias guiadas (por la tarde, de 16:00 a 17:30) o no saborearemos bien toda la esencia del conjunto histórico. Desde allí, podemos volver andando por el Paseo de la Isla, una de las zonas verdes más didácticas de Burgos, hasta la Plaza Mayor, donde podemos comprar algún souvenir o delicatessen burgalesa y tomar el último pinchito de morcilla antes de nuestro regreso. En el Pecaditos (Sombrería 9 y 11) podremos hacer las dos cosas. Si volvemos en bus, de camino a la estación es imprescindible hacer una paradita en la Taberna Patillas (c. Calera, 6), un establecimiento de más de 100 años que muchos ya consideran Bien de Interés Cultural. No todo van a ser monumentos.


Ver Escapada a Burgos en un mapa más grande

Puedes seguirnos en FaceBook + Twitter + Bloglovin´

Comparte nuestro post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*