Únete a nuestra comunidad de bon vivants castizos y recibirás mi guía para exprimir Madrid en 48 horas.

X

X

Woom. Pastelería y cafetería en Plaza de Castilla.

Original decoración de las paredes de Woom. Foto de www.madridcoolblog.com
Original decoración de las paredes de Woom. Foto de www.madridcoolblog.com
Desayuno de barrita con tomate en Woom. Foto de www.madridcoolblog.com
Desayuno de barrita con tomate en Woom. Foto de www.madridcoolblog.com
Mostrador de Woom. Foto de www.madridcoolblog.com
Mostrador de Woom. Foto de www.madridcoolblog.com

ACTUALIZACIÓN: este establecimiento ha cerrado.

Son ya varios  los sitios en Madrid que combinan el servicio de cafetería con la venta de artículos de pastelería. Un rollo muy francés que nos encanta en París (cuando el trabajo nos deja un hueco para una escapada a las patisseries de la ciudad de la luz) pero más aún, si podemos disfrutarlo aquí, al ladito de casa o del trabajo. Sí, es verdad, normalmente los locales de este estilo están por el centro… Pero periféricos, no sufráis; si sois de los que gozáis de un empleo con media horita para desayunar, y da la casualidad de que trabajáis en Plaza de Castilla, también estáis de enhorabuena. Podéis disfrutar de un desayuno rico en un ambiente estupendo en Woom, uno de esos sitios en los que todo lo que hay expuesto grita “cómeme” y donde la carta de desayunos tiene tantas hojas que no sabe uno ni por dónde empezar.
A veces la operación bikini acaba imponiéndose y ante la ristra de zumos, sandwiches, tostas, bollería, tartas y batidos varios, una acaba pidiendo un descafeinado y una tostadita con tomate (no sin observar con cierta envidia al niño de la mesa de enfrente, disfrutando sin complejos de un batido de chocolate y tarta ad hoc). No importa, el desayuno clásico al más puro estilo mediterráneo también está delicioso. Las tostas de mollete son grandecitas (incluso da para compartir si no se tiene mucho saque) y el café es bastante bueno. Te lo sirven con un zumito (el diminutivo es literal) por 2.50€, así que el precio tampoco está nada mal. El local es de proporciones más que generosas, lo que se traduce en que no hay problema en elegir mesa y echar con el café el tiempo que haga falta sin sentirse presionado por la cola de gente esperando, ni agobiado por estar demasiado pegado a la mesa de al lado. La atención es mejorable, un pelín lenta. Lo compensa la decoración,  muy nordic style, todo en blancos y maderas. En definitiva, una estupenda forma de empezar bien el día. O terminarlo, que, ya lo dicen las abuelas, la merienda es la comida más importante del día. Ah, por cierto, tienen dulces argentinos, para los que no puedan vivir sin alfajores

Woom.
Dirección: Bravo Murillo, 375, Madrid.
Precio medio: desayuno de café con leche, mollete con tomate y zumo pequeño de naranja: 2,5€.

Puedes seguirnos en FaceBook + Twitter + Bloglovin´

Comparte nuestro post

Discusiones

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*