Woom. Pastelería y cafetería en Plaza de Castilla.

Hoy os contamos nuestra experiencia en una de una de esas mezclas entre cafetería y pastelería en la que uno entra a comprar unos pastelitos para la abuela y sale desayunado (y viceversa). Los que trabajáis en Plaza de Castilla, seguro que ya sabéis de lo que os hablamos: un expositor del que no se puede quitar el ojo y una carta llena de desayunos y meriendas ricas.

Matilda. Café y cocktails en el barrio de Las Letras.

Hace poco revisitamos este pequeño local con encanto de estilo boho-berlinés en la zona de Huertas. A pesar de su reclamo, «desde el primer café hasta la última copa», esta vez nos decantamos por su limonada, una de las mejores del barrio de las Letras. Los zumos naturales son recién hechos y los personalizan a tu gusto, combinando, si te apetece, varios de la carta. Perfecto para pasar una tarde tranquila, disfrutando de su buena música o de la lectura de un buen libro en su emblemático sillón de terciopelo rojo.

Carbones 13, café y gintónics en Huertas.

Carbones 13 es uno de esos locales versátiles, a los que puedes ir por la mañana, mientras esperas a que llegue tu turno para entrar a ver alguna de las exposiciones temporales del Thyssen, o para inaugurar las noches de fiesta con un buen gintónic preparado con una de las 20 ginebras que hay para elegir en la pizarra de la barra. Incluso si vas a mediodía y tienes un poco de gusa, puedes picar algún plato frío (empanadas caseras, nachos, guacamole…). Ambiente pop y buena música. Recomendable evitar las horas punta.

Italiana Madrid. Librería-café en Malasaña.

Italiana Madrid no es la única librería-café de la capital. Lo que la hace diferente es que tanto los libros como el café son un pasaporte al vecino país mediterráneo. Un lugar perfecto para tomar un café capuccino, macchiato, freddo o ristretto acompañado de un buen libro en italiano, o en español, pero con temática italiana. Un lugar imprescindible tanto si adoras Italia como si quieres viajar a ella sin moverte de Malasaña.